La sencillez de las cosas. La razón de la República Constintucional. por Javier. Torrox

September 19, 2019

La sencillez de las cosas. La razón de la República Constintucional. por Javier. Torrox

Titulo del libro: La sencillez de las cosas. La razón de la República Constintucional.

Autor: Javier. Torrox

Número de páginas: 128 páginas

Fecha de lanzamiento: December 12, 2014

ISBN: 8416288224

Editor: El Viejo Topo

La sencillez de las cosas. La razón de la República Constintucional. de Javier. Torrox está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Javier. Torrox con La sencillez de las cosas. La razón de la República Constintucional.

La sencillez de las cosas es la contundente respuesta a la catástrofe política, social y económica provocada por el régimen de 1978. España no es una democracia, sino una monarquía de partidos estatales. El Estado impide a los ciudadanos elegir de forma libre y directa a su Gobierno. Igualmente, impide que los ciudadanos puedan elegir a sus diputados, todos ellos impuestos por los jefes de los partidos estatales. Esta es la catástrofe y su motor es el sistema electoral proporcional. Las listas de partidos -con independencia de que sean cerradas o se abran- son el medio por el que la corrupción se legitima y blinda su impunidad.

En La sencillez de las cosas se analizan las instituciones que vertebran el Estado actual, se describen sus males, cuál es su origen y cómo estos afectan a la vida de los ciudadanos. A continuación propone la solución que la República Constitucional tiene para cada uno de estos males. Todas las soluciones expuestas parten de la libertad con la que nacen todos los ciudadanos y que ha sido secuestrada por los partidos estatales con la complacencia de la corona. El Gobierno sólo será digno cuando su presidente -que también lo será de la República Constitucional- pueda ser elegido en circunscripción única de toda España de forma directa y por mayoría absoluta, a doble vuelta si fuera necesario.

La elección de los diputados sólo será digna cuando cada uno de ellos sea elegido por su nombre en distritos electorales de 100.000 habitantes y por mayoría absoluta, a doble vuelta si fuera necesario. Un hombre, un voto; un distrito, un diputado.

La República Constitucional separará al fin los poderes del Estado e instituirá la representación política natural de los ciudadanos.